Visita sorpresa de Viktor Orban a China en ‘misión de paz’ entre Ucrania y Rusia

Para los diplomáticos chinos, no se trataba de una visita «sorpresa», sino de una visita «repentina» del primer ministro húngaro a China. Según Stéphane Lagarde, corresponsal de RFI en la capital china, la noticia no llegó a la prensa estatal hasta que el avión de Viktor Orban aterrizó en la pista de Pekín. En términos de protocolo, la expresión habitual «por invitación de» no aparece en los comunicados de prensa, pero las disposiciones tomadas para acoger al Primer Ministro húngaro atestiguan la importancia de esta visita, señala el diario Pangpai.

Ante las banderas de las dos naciones, se inmortalizó el apretón de manos entre los dos líderes en Diaoyutai, la residencia para invitados extranjeros cerca de Tiananmen. «Misión de paz 3.0. China es una potencia clave en la creación de las condiciones para la paz entre Rusia y Ucrania», declaró el Jefe del Gobierno húngaro en la red X, al aterrizar en Pekín, recibido por la Viceministra de Asuntos Exteriores Hua Chunying.

China y Hungría «comparten fundamentalmente» las mismas ideas, añadió el dirigente chino. Pekín y Budapest abogan por una solución pacífica del conflicto y mantienen intercambios con el Kremlin.

Estrechar lazos entre Hungría, China y Rusia

Esta reunión se produce apenas dos meses después de la visita del líder chino a Budapest. En aquella ocasión, el Presidente chino saludó una «asociación estratégica» ejemplar en la Unión Europea (UE), y pidió a Hungría que desempeñe «un papel más importante» en el «desarrollo» de las relaciones entre Pekín y Bruselas.

Por ello, ambos países mantienen estrechas relaciones económicas, pero también estratégicas, y en particular con la Rusia de Vladimir Putin. Viktor Orban es el único dirigente de la UE que se ha mantenido próximo al Kremlin. Antes de Pekín y de una polémica visita a Moscú el viernes 5 de julio, viajó a Kiev el 2 de julio, la primera desde la guerra de Ucrania, para reunirse con su Presidente Volodymyr Zelensky. En aquel momento, el dirigente húngaro pidió un «alto el fuego», en contra de las posiciones de los ucranianos y de sus aliados europeos.

China, por su parte, había promovido inicialmente un plan de paz de doce puntos, finalmente se eligieron «seis puntos», que fueron publicados en mayo junto con Brasil. Esta propuesta fue acogida favorablemente por el ministro húngaro de Asuntos Exteriores, Péter Szijjàrto, durante una conversación telefónica con su homólogo chino, Wang Yi, el 25 de junio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *