Un megaoperativo policial para sostener los despidos de Milei

Por milagros lopez Abr3,2024

De manera coordinada e insensible, el Gobierno nacional llenó las dependencias públicas de policiás uniformados y de civil, gendarmes y prefectos que no permiten ingresar a lxs trabajadorxs que al llegar del fin de semana largo se enteraron de que fueron despedidos o cesanteados sin siquiera haber sido notificados formalmente de ello. El único que mensaje que envió la Casa Rosada es que si hay toma de edificios, habrá represión.

En algunos organismos, como la Jefatura de Gabinete, hubo hasta personal de seguridad privada que merodea los ingresos cerrados y con las persianas bajas amedrentando a quienes comenzaron a concentrarse en los alrededores.

Hacia el mediodía y frente a la masividad de las concentraciones y la continua demanda de los delegados de ATE, las autoridades permitieron el ingreso masivo de los empleados a las oficinas. Por esta razón, algunas de las asambleas pudieron hacerse, tal como estaba previsto, en los lugares de trabajo.

Foto: Carolina Camps

La crueldad de los despidos

En algunas organismos con sede en la ciudad de Buenos Aires, bajo la lluvia los empleados hicieron fila con su DNI para saber si fueron despedidos o no. La lista de dependencias tomadas por las fuerzas de seguridad es larguísima: Polo Científico (Conicet, Ciencia y Tecnología, y Servicio Meteorológico), oficinas de Desarrollo Social, secretarías de Trabajo y de Derechos Humanos, Jefatura de Gabinete, el Ministerio de Educación y el Cenard (Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo), solo son algunas de ellas.

En todas se repitió la misma imagen desde la mañana y hasta el mediodía: trabajadores y trabajadoras que lloran, caminan angustiados, hacen filas para saber cuál fue su suerte, se abrazan, gritan y aplauden en asambleas repentinas. 

Foto: Jorge Larrosa

Hay personas que tienen llaves de oficinas y dependencias internas a las que no se les permitió el ingreso. Algunos pudieron entrar, pero al llegar a sus escritorios, encendieron sus computadoras y se encontraron con que sus usuarios fueron deshabilitados.

Hoy, las oficinas del Enacom de distintas provincias amanecieron todas cerradas y vaciadas. El amedrentamietno en Córdoba fue tal que policías de civil pero identificados con chalecos de la PFA se pasearon con armas cintura donde los trabajadores y trabajadoras se manifestaban.

En el Polo Científico del barrio porteño de Palermo las fuerzas de seguridad federales que se movilizaron fueron Gendarmería Nacional y Prefectura Naval. La intención es reprimir al más mínimo chispazo.

Foto: Carolina Camps

Donde hubo algunos disturbios fue en oficinas de Desarrollo Social, donde al comenzar el ingreso masivo logrado por los delegados de ATE varios policías apostados en los molinetes de ingreso intentaron cerrarles el paso. Hubo empujones, insultos y amenazas por parte de las fuerzas de seguridad. Pero el personal autorizado pudo ingresar para realizar adentro la asamblea prevista por el gremio.

El nivel de tensión fue similar en el Inadi, el instituto cuyo cierre fue anunciado hace un mes por el gobierno. La policía no dejó ni siquiera que los trabajadores pudieran realizar la asamblea en la puerta del organismo. Hubo empujones y llamados al orden por parte de los agentes, que prohibieron los ingresos. La misma presión la ejercieron sobre la vereda.

Las puertas de ingreso a la exESMA, el espacio de la memoria donde se cometieron crímenes de lesa humanidad, amanecieron custodiadas por policías de infantería que, ante la concentración de personas, permitieron el ingreso de unos pocos para descomprimir la situación. Igualmente, decenas de agentes se apostaron en hilera con escudos, cascos y armas a lo largo de la escalera que conduce hacia el primer piso, donde funciona el organismo de derechos humanos.

En el Cenard (Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo) también hubo fuerzas de seguridad y despidos contra 50 profesionales. Algunas de las personalidades que se acercaron hasta allí a brindar su apoyo fueron el medallista olímpico de voley Jon Uriarte y Fernando Signorini, expreparador físico de Diego Maradona y otras estrellas del deporte nacional.

Signorini repudió los despidos y calificó de “brutales, insensibles y sanguinarios” a los funcionarios del Gobierno. En declaraciones televisivas denunció que “quieren convertir este lugar en un negocio inmobiliario” y advirtió que “el serrucho del poder sigue afilado y a ellos también les pueden cortar las piernas”.

Foto: Carolina Camps

Los gremios estatales tenían previsto para esta mañana asambleas adentro y afuera de los edificios públicos, pero debido a la ocupación policial estatal y privada  las convocatorias se realizaron bajo la lluvia.

La amenaza del Gobierno

El fin de semana de feriados relativos a la religiosidad que celebra el amor al prójimo y el patriotismo por Malvinas no inspiraron al Poder Ejecutivo para reflexionar sobre su política de vaciamiento y expulsión de trabajadorxs a la calle.

Desde la Casa Rosada, el Gobierno monitorea los movimientos de los trabajadores que se congregaron frente a los lugares donde hasta la semana pasada ocupaban un puesto de trabajo.

Según informó Noticias Argentina (NA), en Balcarce 50 anticiparon que, ante la toma de oficinas, la Policía Federal, la Prefectura y la Gendarmería, con jurisdicción para intervenir, no dudarán en reprimir y se realizarán denuncias penales.

«Si están despedidos ya no es más su lugar de trabajo. Que protesten en la vereda. Mientras se respete la ley, todos tienen derecho a protestar. Ahora, si alguien comete un delito, va a haber represión. Las protestas son válidas, lo que no es válido es el delito», dijo una fuente del Gobierno citada por esa agencia.

Uno de los que se expresó a cara descubierta fue el ministro de Defensa, Luis Petri, quien en declaraciones televisivas advirtió que “los que intenten tomar edificios públicos van a ser denunciados penalmente», y desafió a los gremios a “que se hagan responsables” de lo que ocurra.

Hasta el jueves pasado, la cantidad de despidos y rescisión de contratos golpeó a 7 mil trabajadores. Pero en solo seis días más, esa cifra ascendió a 11 mil, tal como lo confirmó ATE. Los empleados despedidos no solo fueron contratados durante la gestión anterior. Hay quienes estuvieron bajo esa condición hace 15 o 20 años prestando servicios, lo cual echa por tierra la argumentación oficial de que los despidos apuntan solo contra la supuesta “casta política” que esgrime el Presidente.

“Están llenando de policías las dependencias públicas”

El titular de ATE Nacional, Rodolfo Aguiar, denunció públicamente que “están llenando de policías las dependencias públicas”. “No hay plata para comprar comida, no hay plata para comprar remedios, pero si hay plata para reprimir“, cuestionó.

Ante la masividad de los trabajadores que exigieron ingresar a sus lugares de trabajo, en algunas dependencias, como la cartera laboral, hubo ingreso masivo de empleados. 

“Logramos ingresar a la mayoría de los ministerios y organismos. Pero tiene que quedar claro que hoy no termina nada, hoy empieza todo porque el Gobierno definitivamente va por la cabeza de los 70 mil contratados e intenta hacer desaparecer el Estado”, remarcó Aguiar en la puerta de ese lugar ubicado en Alem 650.

Desde allí, convocó a un plenario de delegados de todo el país a fin de “definir una nueva medida de fuerza general antes de que termine esta semana”.

El plenario se realizará a partir de las 16 en la sede de ATE (Belgrano 2527) y contará con la presencia de más de mil delegados de todo el país y de todos los organismos públicos.

“En el Estado es inevitable el acelerado crecimiento de la conflictividad en todo el país, y el único responsable es el Gobierno”, evaluó Aguiar.

Related Post

Deja un comentario

Descubre más desde LRS 811 FM 88.9 COMUNITARIA SOEM

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo